LA SOFROLOGIACAYCEDIANA

La sofrología auténtica

SOFROLOGIA APLICADA

EL METODO CAYCEDO

El Método Caycedo ® consiste en una metodología llamada Relajación Dinámica de Caycedo (RDC) y una serie de técnicas específicas.

Los tres ciclos de la relajación dinámica de Caycedo y sus técnicas específicas

La Relajación Dinámica de Caycedo es una metodología coherente y estructurada que se compone de doce grados. Su práctica nos conduce al desarrollo de la percepción de nuestro cuerpo, de nuestra mente, de nuestros estados emocionales y de nuestros propios valores. Este descubrimiento supone una conquista; es una transformación consciente y positiva de nuestra actitud hacia nosotros mismos y hacia el mundo que nos rodea. Los doce grados están repartidos en tres ciclos: el primer ciclo es llamado “fundamental” y comprende les cuatro primeros grados de la RDC; el segundo ciclo o ciclo “radical”, comprende les grados siguientes, del quinto al octavo; el tercer ciclo o ciclo “existencial” trabaja los cuatro últimos grados, del noveno al doce.

El primer ciclo de la RDC

La RDC 1: el primer grado se inspira del yoga y se le llama igualmente el grado de la concentración. Su práctica nos permite tomar consciencia de nuestro esquema corporal: nuestra forma, nuestro movimiento, nuestro tono muscular. Aprendemos igualmente a respirar correctamente. Poco a poco vamos siendo capaces de eliminar las tenciones físicas y de “somatizar” las sensaciones positivas, particularmente al nivel de nuestra piel.

La RDC 2 : el segundo grado se inspira del yoga tibetano; llamado también contemplativo. Su práctica nos ayuda a tomar consciencia de nuestra mente. Sin olvidar la presencia de nuestra corporalidad, comenzamos a tomar consciencia de nuestros pensamientos. Desarrollamos la contemplación senso-perceptiva externa et interna. Este grado comporta igualmente técnicas de “futurización”.

La RDC 3: el tercer grado se inspira del Zen japonés; es también llamado grado meditativo. Gracias a sus prácticas, vivimos la integración cuerpo-mente. El comporta técnicas de “preterización”, que nos ayudan percibir nuestras emociones positivas, poniendo el acento en los recuerdos de las experiencias del pasado.

La RDC 4: el cuarto grado hace particularmente énfasis en la presencia de los valores; su práctica nos hace vivir y reforzar los valores fundamentales de los seres humanos en toda nuestra corporalidad.

A lo largo de esos cuatro grados, el cuerpo está siempre presente. Penetramos progresivamente en la consciencia de los tejidos de nuestro cuerpo, en particular al nivel de la piel, de los músculos, de los huesos y de los órganos internos. Trabajamos la sensación, la percepción, la cinestesia (percepción consciente del movimiento del cuerpo) la cenestesia (conjunto de las sensaciones internas producidas por nuestros órganos, que nos permite de sentir que existimos, independientemente del rol específico de los cinco sentidos.

El segundo grado de la RDC

El entrenamiento de los grados cinco a ocho, permite de percibir la energía presente en toda nuestra corporalidad como el asiento de la consciencia. Tomamos consciencia de la filogénesis (historia evolutiva de la especie) y la ontogénesis (desarrollo de un individuo desde la fecundación hasta su forma adulta) en tanto que fenómenos característicos de la historia de la evolución de la consciencia humana.

El tercer ciclo del RDC

En los grados nueve a doce, se refuerza la presencia y la experiencia de los valores existenciales como la libertad, la conciencia del pasado, del presente y del futuro), la responsabilidad y la dignidad del ser humano.

Las técnicas específicas (llamadas técnicas frónicas específicas)

Se trata de técnicas precisas, centradas, de corta duración (10 a 15 minutos) con el objetivo de obtener resultados concretos a nivel terapéutico, pedagógico, deportivo o preventivo.

Distinguimos:

Las técnicas de “presentación” que refuerzan el positivo del presente. Las técnicas de “futurización” que refuerzan el futuro positivamente. Las técnicas de “preterización”, que están en relación con los tres parámetros de la consciencia.

Compromisos del Sofrólogo Caycediano

El Sofrólogo Caycediano se compromete a:

El Sofrólogo Caycediano se compromete a: Practicar personalmente y proponer el Método Caycedo y su entrenamiento de la forma más actualizada. Saber adaptar el Método Caycedo y sus protocolos a cada especialidad. Conocer y aplicar el código ético de la Sofrología Caycediana. Trabajar de acuerdo con los valores fundamentales de Sofrología Caycediana de forma apolítica y laica. A definir bien la Sofrología Caycediana para que no se confunda o se mezcle con otros conceptos (PNL, hipnosis, yoga, etc.). No ofrecer otras formas de terapia de relajación que las de la Sofrología Caycediana. En el caso de disponer de un centro de Sofrología Caycediana: · A que los empleados estén diplomados en Sofrología Caycediana. Éstos, en función de su formación y sus títulos, podrán representar a los distintos campos de aplicación (médico y paramédico, social, educativo y deportivo y preventivo). Personalmente, participar continuamente: En actividades organizadas por Sofrocay (reuniones anuales reservadas para los directores de los centros u oficinas de Sofrología Caycediana, escuelas de verano, simposios). En tareas de investigación. A producir publicaciones científicas y divulgativas.